Seleccionar página

Y es porque te amo que no te insistiré, que no haré ningún esfuerzo en convencerte.
Y es porque te amo que abro mis brazos para que llegues sólo cuando quieras llegar y te marches cuando así lo sientas.
Y es porque te amo que no hay reproches, aunque sí sentires.
Y por eso que te amo voy a dejar de hacer, de decir…

Elijo ser libertad, para ti y para mí.