Seleccionar página

Fijamos emociones, pensamientos, valores, hábitos, costumbres y rutinas… pero nos olvidamos de someterlo a revisión de vez en cuando.

¿Y cuándo es ese cuándo?

Cuando hay una recurrencia en ciertas emociones, cuando aparece la sensación de apatía, de vacío y diría que hasta de aburrimiento constante.

Cuando la resignación se instala en cada uno de tus instantes como un velo sutil invisible, pero apreciable.

Tal vez es por la consciencia de movimiento, que siempre me encuentro moviendo espacios, cuerpo, vida y vidas.

En el movimiento aprendo, en el movimiento me reinvento, en el movimiento me expando.

Y tú, ¿qué haces para revisarte?