Seleccionar página

EL SECRETO DE LA VALENTÍA.

Hoy me paré a pensar la cantidad de veces que me dije ser valiente. Todas aquellas veces que por valentía hacía esto o aquello y cuantas veces confundí la palabra valentía. Las mil veces que me sentí frustrada por interpretar la valentía como la ausencia de miedo … Ahora entiendo que ser valiente no es la ausencia de miedo, si no la capacidad de amarme o amar lo suficiente mis sueños como para, aún con miedo, poder caminar hacia ellos y hacia aquello que quiero. Hoy sé y puedo decir que soy valiente, y no por la ausencia de miedo, sino porque a pesar del miedo, a menudo doy un paso hacia aquello que me llena el alma.
Si paseo con calma haciendo un recorrido por lo vivido hasta ahora, puedo ver la valentía en muchos momentos de mi vida.
Tal vez uno de mis grandes miedos ha sido poder expresarme con libertad, sin ponerme el corsé de hacerlo bien o de agradar constantemente a los demás, de que mi expresión no estuviese condicionada por el quedar bien, ser perfecta, el que dirán o la aprobación de los demás. Puedo recordar con exactitud muchos momentos en los que encogía toda mi esencia y reprimía mi espontaneidad por evitar los juicios y las sentencias de otros, por pertenecer, por sentirme acogida, normal, querida…
Y también puedo ver todos aquellos momentos en los que el amor apareció manifestándose como una firme apuesta hacia mis sueños y, pese a toda opinión, juicio, crítica seguí recorriendo el camino que dictaba mi corazón. Decisión y camino que recorrí sintiendo, en muchos momentos, una fuerte incomodidad en el cuerpo que me invitaban a salir corriendo, a alejarme y desistir de aquello que quería y que, pese a todo, seguí adelante …
Ahora, mientras escribo estas palabras dejando al margen los condicionantes y filtros, me doy cuenta que mi apuesta por mostrarme, expresarme y darme permiso para manifestarme desde mi esencia sigue produciéndome inquietud e incomodidad, incomodidad con la que, cada vez, me siento más cómoda, ya que viene a mostrarme aquellos aprendizajes que tengo pendientes para alcanzar aquello que sueño, anhelo y deseo.
Así que, compartir contigo y seguir mostrándome, es mi acto de valentía de hoy.

Y tú ¿En qué momentos el amor se manifiesta traduciéndose en la valentía que te acerca a tus sueños?